Científicos franceses y chilenos descubren asombrosas cuevas en Patagonia chilena

Expedición estuvo 2 meses en la isla Madre de Dios: la meta es declararla Patrimonio de la Humanidad. Chilenos y franceses descubren asombrosas cuevas en la Patagonia chilena
Bajo difíciles condiciones climáticas, recorrieron formaciones de hasta 2.600 metros de largo.

espeleología patagonia

Natalia Morata, espeleóloga del Centre Terre, en una de las cuevas de piedra caliza de la isla Madre de Dios

¿Sabe usted a qué se dedican los espeleólogos? Lo explica el francés Bernard Toute, presidente de la asociación “Centre Terre”, dedicada precisamente a esta disciplina. “Nos dedicamos a explorar cavernas. Somos aficionados a esta actividad deportiva y científica, y viajamos buscando zonas desconocidas. La clave es que estos lugares tengan roqueríos macizos que permitan la existencia de cuevas. En el sur de Chile hay dos islas con este potencial: la isla Madre de Dios y la isla Diego de Almagro”.

Toute, jefe de un equipo multidisciplinario de 40 personas, acaba de ser distinguido junto a su equipo por el Ministerio de Bienes Nacionales. ¿La razón? Una expedición de 2 meses que acaban de realizar a la casi inexplorada isla Madre de Dios, al sur del Golfo de Penas (provincia de Última Esperanza, Región de Magallanes).

Patrimonio natural
Los franceses creen haber encontrado un lugar único en el mundo, con cuevas de piedra caliza de más de 2.600 metros de largo y algunas de 200 metros de profundidad, donde hallaron pruebas evidentes de presencia humana que dataría de hace unos 4.500 años.

Dos exploradores caminando por un lapiaz, suerte de canaletas producidas por la erosión del agua sobre la piedra caliza

La ministra Nivia Palma destacó la relevancia de esta expedición, llamada Última Patagonia 2017: “Chile tiene muy pocos sitios inscritos en la lista de Patrimonio Mundial y casi todos tienen un componente básicamente cultural. En este caso estamos frente a un sitio que tiene relevancia desde el punto de vista de la historia de la conformación geológica, que podría entregar datos del cambio climático y el asentamiento de comunidades del extremo sur del mundo”.

Caroline Dumas, embajadora de Francia en Chile, dice que esta expedición ayudará a Chile a conocer mejor su territorio. “Y también a valorizarlo como Patrimonio de la Humanidad en la Unesco, que es el objetivo final. En Francia aprovechamos esta expedición para dar a conocer el mundo a los niños franceses, por eso se han organizado videoconferencias con diferentes escuelas de allá”, cuenta

 

Vía LUN

Facebook Comments
Publicado en Noticias.